Te invitamos a ser parte de la solución


Hola, tu puedes ser quien realmente haga un cambio por mejorar las condiciones de todos.
Ponte en contacto para ofrecerte como puedes ayudar a generar un cambio.

31 de marzo de 2016

Como depurar el agua para poder beberla

El agua destinada al consumo humano es la que sirve para beber, cocinar, preparar alimentos u otros usos domésticos.

Cada país regula por ley la calidad del agua destinada al consumo humano. La ley protege la salud de las personas de los efectos adversos derivados de cualquier tipo de contaminación de las aguas destinadas al consumo humano garantizando su salubridad y limpieza y por ello no puede contener ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un peligro para la salud humana.

Uno de los métodos populares es a través de equipos purificadores de agua, en donde se eliminan las sustancias perjudiciales.

Sobre los equipos purificadores de agua podemos asesorarle y brindarle más información vía e-mail, si nos deja un mensaje.

Hoy se dispone en el mercado de equipos purificadores de agua muy eficientes, y están certificados por distintas normas internacionales, tales como ISO, IRAM, etc.

El agua para beber debe estar totalmente exenta de las bacterias Escherichia coli y Enterococcus, y la presencia de determinadas sustancias químicas no puede superar ciertos límites, como tener menos de 50 miligramos de nitratos por litro de agua o menos de 2 miligramos de cobre y otras sustancias químicas.  

Diariamente el agua potable es captada de embalses, manantiales o extraída del suelo mediante túneles artificiales o pozos de un acuífero.

Otras fuentes de agua son el agua de lluvia, de los ríos y los lagos. No obstante, el agua debe ser tratada para el consumo humano, y puede ser necesaria la extracción de sustancias disueltas, de sustancias sin disolver y de microorganismos perjudiciales para la salud.

Existen diferentes tecnologías para potabilizar el agua. Habitualmente incluyen diversos procesos donde toda el agua que se trata puede pasar por tratamientos de purificación, filtración, coagulación, floculación o decantación. Mediante la cloración se logra eliminar microbios peligrosos. Existen técnicas más avanzadas de purificación del agua como los purificadores, o la ósmosis inversa.

También existe el método de desalinización, un proceso por el cual se retira la sal del agua de mar, mediante procesos físicos y químicos; sin embargo, es costoso por el elevado gasto de energía eléctrica y suele emplearse con más frecuencia en las zonas costeras con clima árido. 

La distribución del agua potable se realiza a través de la red de abastecimiento de agua potable por tuberías subterráneas o mediante el agua embotellada. 

En algunas ciudades donde escasea, como Hong Kong, el agua de mar es usada ampliamente en los inodoros con el propósito de conservar el agua potable. 




12 de marzo de 2016

Diariamente mueren 1000 niños por la contaminación del agua

Alrededor de mil niños mueren diariamente en todo el mundo por la carencia de servicios básicos de saneamiento del agua, lo que impacta en el entorno social y económico global. 
 
·         En 1 año son 365.000 niños.
·         En 10 años serán 3.650.000 niños.
      ·         En 100 años serán 365.000.000 niños o muchos más.
 
·       ¿Cuántas ciudades desaparecerán por esto?
 

La Organización de la Naciones Unidas (ONU) señala que la afectación social por las malas condiciones del agua es inmensa.   
   
“La escasez de recursos hídricos, la mala calidad del agua y el saneamiento inadecuado influyen negativamente en la seguridad alimentaria, las opciones de medios de subsistencia y las   
oportunidades de educación para las familias pobres en todo el mundo”.   
   
  

1 de marzo de 2016

¿Qué son el dióxido de cloro y el clorito?

El dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo que se descompone rápidamente en el aire. 

Debido a que es un gas peligroso, el dióxido de cloro siempre se manufactura en el lugar donde habrá de usarse. 

El dióxido de cloro se usa como blanqueador en las fábricas que producen papel y productos de papel y en las plantas de tratamiento de agua que producen agua potable. 


El dióxido de cloro también se ha usado para descontaminar edificios públicos. 

El dióxido de cloro es soluble en agua y reacciona rápidamente con otros compuestos. 

Cuando reacciona en el agua, el dióxido de cloro forma iones de clorito, los cuales son también sustancias muy reactivas. 

La alta reactividad del dióxido de cloro le permite matar bacterias y otros microorganismos en el agua.

El dióxido de cloro y el clorito usualmente entran al cuerpo cuando la gente toma agua que ha sido desinfectada con dióxido de cloro.